Peter Newbury, un experto en Peer instruction, cuenta su experiencia en asesoramiento a profesores, a quienes ayuda a distinguir buenas de malas preguntas para trabajar en clase con este tipo de metodología. El interés de esta entrada se centra en una anécdota que nos anime a leer de nuevo el post de  Raúl Santiago del 15 de febrero de 2014 titulado ¿Le das la importancia que tiene al arte de saber preguntar?. Para ello, simplemente describiremos la historia que cuenta Peter Newbury en su entrada titulada If you want them to think like experts…Ifyouwanthemtothinklikeexperts

Este profesional busca que los profesores aprendan a juzgar si las preguntas que formulan y las respuestas de elección múltiple preparan para utilizar en Peer Instruction son claras, contextualizadas, con contenido a aprender, distractores en las respuestas y dificultad, y, por supuesto, si dichas preguntas estimularían una discusión entre los alumnos que sea interesante y de la que vayan a aprender.

La anécdota versa sobre una profesora de ciencias políticas y que habla a cerca de  género y política,  que pregunta a sus alumnos “¿Qué número ocupa USA en el mundo en cuanto a mujeres electas en política?”, las respuestas son: 12º / 38º / 78º/ 122º. Los alumnos utilizan sus clickers para responder y, cuando la profesora les da permiso para tratar de convencer a sus compañeros de que  su respuesta es la correcta, los instructores notan que no hay intercambio, sino simplemente preguntas como” ¿Tú cuál has puesto? Yo la segunda”

El profesor Peter Newbury inmediatamente ve la razón de esta falta de intercambio: la pregunta no dice nada a los alumnos y plantea a la profesora un cambio en la pregunta, que sería algo como: “USA está en el número 78 en cuanto a mujeres electas en política. En tu opinión ¿Por qué es esto sorprendente? ” Como respuestas serían algo como: porque muestra XXX, porque contradice XXY, porque es un ejemplo de XYX, otras razones. Este tipo de respuestas está estimulando el intercambio y buscando que el alumno tenga una visión crítica, que se posicione. Además, deja una respuesta abierta para que aporten algo nuevo. La sala se llenará de expertos en política en unos segundos… SI quieres que piensen como científicos, dales la pregunta correcta.