Repasando y releyendo artículos y enlaces para preparar el curso sobre flipped classroom del próximo mes de julio (del 13 al 17) en la sede de Valencia de la UIMP, me reencontré con un librito maravilloso y motivador y, sobre todo, fácil de leer y de entender: “Dale la vuelta a tu clase“, de la editorial SM y escrito por Jonathan Bergmann y Aaron Sims. Un clásico. Lo leí al principio del curso pasado. Fue inspirador para iniciar la experiencia de la clase al revés en 2º de bachillerato, pero se me pasó destacar algo que puede servir para exponer las razones por las que poner en la marcha el flipped classroom, el flipped learning y el flipped teaching es una gran decisión.

Para mi, por la experiencia propia como por lo que se deduce de la lectura del libro, lo más importante y significativo de dar la vuelta a la clase es la posibilidad de conseguir algo muy complicado de alcanzar de otra manera y que es el principal reto de la educación del siglo XXI: PERSONALIZAR EL APRENDIZAJE. Y, por eso, figura en el centro de gráfico de la infografía. Porque todo lo demás que se consigue y por lo que se puede poner en marcha esta estrategia confluye en esa personalización como conquista principal.