Mi nombre es Aarón Asencio y voy a presentaros a dos fantásticos maestros que nos han escrito un artículo para mostrarnos su maravilloso proyecto de gamificación para quinto de educación primaria en el colegio Humanitas Bilingual School Torrejón. Estos son: Daniel Rodríguez y Antonio Méndez, profes de matemáticas y lengua de dicho colegio.

Tanto Daniel como yo desde que comenzamos a trabajar juntos nos dimos cuenta que queríamos hacer algo distinto con nuestros cursos. Mano a mano, comenzamos a crear proyectos para intentar mejorar nuestro proceso de enseñanza aprendizaje porque creemos que los alumnos pueden aprender de muchas formas diferentes, no solo a través de una clase magistral o tradicional.

¿Cómo se nos ocurrió la idea de gamificar las matemáticas?

Surgió hace unos meses, cuando los alumnos comenzaron a jugar al juego Clash Royale. Nos dimos cuenta de que estaban todo el día en el colegio hablando de cartas, cofres, personajes, etc. Desde ese momento lo tuvimos muy claro. Los veíamos motivados con el juego, así que comenzamos a hablar con ellos para que nos explicaran en qué consistía. Después de hablar muchas veces con ellos vimos que lo que más les gustaba del juego era el ganar batallas, conseguir gemas y demás. Nosotros por otro lado, también nos convertimos en jugadores del juego durante una temporada para conocer en primera persona aquello que les gusta a nuestros estudiantes.

Aquí, ya comenzamos a plantar la semilla porque les contamos a nuestros pupilos que estábamos dentro del juego. A partir de ahí, todo el día nos preguntaban que cómo nos llamábamos dentro del juego para luchar contra nosotros o nos pedían por favor formar parte de su clan.

Una vez que ya conocíamos el funcionamiento del juego, comenzamos a diseñar el proyecto y a ir dejando algunas pistas por twitter, por el colegio… para que los alumnos comenzasen a sospechar que algo se estaba cociendo.

Empezamos a diseñar las cartas, el sistema de puntuación y contextualizamos las actividades de matemáticas en el juego en sí. Para ello diseñamos la web, decoramos los pasillos con los personajes del juego y como no, aparecieron los cofres con las cartas dentro de clase. Entonces se dieron cuenta de todo y empezamos a disfrutar.

 

¿Por qué lo hacemos?

Nuestro objetivo es que nuestros chicos aprendan, lo pasen bien, pero sobre todo que se queden con ganas de más. En la realización de nuestros proyectos nos dimos cuenta de que podíamos, partiendo de lo cotidiano, crear un centro de interés que les llegase. En ese momento comienza MATH ROYALE.

También para nosotros como profes, es más divertido (aunque más laborioso) el salir de la zona de confort, hacer cosas nuevas y ver hasta dónde, junto con nuestros alumnos, somos capaces de llegar y aprender, siempre cumpliendo el currículo y sin abandonar la programación. No decimos con esto que haya que dejar por completo algunas metodologías, pero sí creemos que es fundamental hoy en día combinarlas y adaptarlas a los intereses y necesidades de los alumnos.

¿Cómo lo hacemos?

Por cada sesión de matemáticas que tenemos a la semana se les otorga una gema a cada alumno si cumplen una serie de objetivos mínimos en clase, como son: respetar a sus compañeros, trabajar en equipo, prestar atención cuando se requiera y cumplir con sus tareas.

Las tareas de nuestros alumnos en clase, no son muy diferentes a las que puedan hacer otros en cualquier lugar, lo único que todas están basadas en el propio juego. Desde la primera hasta la última.

También utilizamos diferentes metodologías según nos venga mejor en cada momento e intentamos que los alumnos tengan tiempo para trabajar de forma individual, parejas o grupos (clanes) a través de retos contra otros clanes para conseguir más gemas.

¿Qué resultados estamos obteniendo?

No llevamos mucho tiempo con Math Royale en funcionamiento, pero ya empezamos a poder ver los primeros resultados:

En primer lugar, hemos visto que la motivación y el interés de los alumnos en las matemáticas ha aumentado de forma exponencial. Ahora, todos quieren participar en clase ya sea de forma individual o grupal. Demandan información para poder resolver las tareas, retos y así conseguir gemas. Además, se ha reducido el nivel de estrés dentro del aula. Estamos 100% seguros de que su aprendizaje mejorará así como sus resultados a medio-largo plazo dentro de la asignatura.

Por otro lado, estamos comprobando cómo ha disminuido la falta de entrega de tareas realizadas en casa, sea el tipo de actividad que sea la que le propongamos.

Los niños están tan contentos que nos están pidiendo gamificar otras asignaturas como Lengua o Sciences, de hecho, estamos manos a la obra e inmersos en nuevos proyectos de gamificación.

Por último, estamos muy contentos de que otros profes se hayan fijado en nuestro proyecto y nos pregunten por él, cómo lo estamos llevando a cabo… De hecho, estamos compartiendo todo el material que tenemos con todo aquel que lo solicite pues para eso estamos.

¿TE ANIMAS A GAMIFICAR TUS CLASES?