Si tuviese que elegir la segunda de las muchas anécdotas que pasaron en el curso, me quedaría con la que encabeza esta entrada.

Les pongo en situación: estoy, entusiasmado, después de haber hablado de los fundamentos del Flipped, departiendo sobre la ingente cantidad de herramientas que tenemos nuestra disposición para facilitarnos nuestra labor. Además, voy proyectándolas y haciendo demostraciones de cada una de ellas. De repente, uno de los profesores me dice:

“¿Pero tú como sabes hacer todo eso?”

Mi respuesta: “Pues porque tengo un perro”

ff07

Una vez se han acallado las risas generalizadas, les digo que no es broma. Que realmente he aprendido mucho, muchísimo porque cada vez que sacó a la dálmata a pasear voy viendo tutoriales de las distintas herramientas en el móvil. Y, utilizando el Chromecast, proyecto la pantalla de mi móvil y les enseñó todos los vídeos que tengo descargados en él para ir viéndolos y aprendiendo.

ff01          ff03

ff06

A partir de ese momento, cada vez que muestro una herramienta o forma de trabajar digo lo mismo: “¿Quieres hacer esto? Adopta un perro” Una parte importante de este modelo, y que pocas veces se cita,  es el deseo de aprender, de evolucionar.

IMG_1967

Y la primera fue ver las ganas de aprender que mis compañeros mostraron en todo momento, pasando del escepticismo inicial al entusiasmo al ir descubriendo las bondades de esta forma de trabajar y las múltiples herramientas que facilitan nuestra labor. Una experiencia increíble!!

Flipped no hará tus clases más fáciles, las hará mejores.

@juanfisicahr