Ya hace un año. Comenzaba una aventura en 2º de bachillerato que ha resultado extraordinaria. Y no solo por los resultados y la opinión  y compromiso del alumnado, sino por la sensación de estar colaborando en la difusión y expansión de una metodología que está creciendo como la espuma, que resulta atractiva y que, sobre todo, es muy eficaz para desarrollar un aprendizaje auténtico, donde el alumnado sea activo y protagonista.

La experiencia del curso pasado añade más perspectiva y provoca la necesidad de ajustes y mejoras en el proceso para hacerlo todavía más eficaz y, también, porqué no decirlo, para no volver a hacer exactamente lo mismo. La rutina mata la docencia… y el aprendizaje. Además, nos ofrece una de las cosas más interesantes de esta metodología, ya que la parte transmisiva y más mecánica como son los vídeos y sus cuestionarios correspondientes ya están hechos y sólo cabe retocarlos o cambiarlos, si se estima oportuno, por alguna circunstancia. Es decir, que lo más “pesado” y lo que más puede costar para decidirse a poner en marcha esta metodología, como es crear o buscar el material para esas actividades ya no hay que volver a hacerlo si se plantearon bien en su momento, lo que provoca la sensación de mayor tranquilidad en un contexto profesional docente bastante saturado de trabajo.

Por lo tanto, nos podemos centrar en estrategias de aula. Para seguir  INVIRTIENDO EN CLASE. Para seguir demostrando que dar el protagonismo al alumnado es la mejor forma de desarrollar su aprendizaje. Para seguir demostrando que un aprendizaje activo es mucho más efectiv0 para la formación para toda la vida. Para seguir demostrando que compartir, colaborar, utilizar redes sociales y las nuevas tecnologías es muy necesario para el aprendizaje en la sociedad digital. ¿Y cómo?

  • Mantener la previa como base del inicio de cada tema. Es la base de la filosofía flipped. El alumnado ve el vídeo y rellena el cuestionario. La novedad de este curso es la necesidad de hacer comentarios en el site sobre lo que no se entiende del tema.
  • Mayor número de debates sobre “preguntas clave” del tema. Además de preparar los temas para explicarlos, se plantearán “preguntas clave” para que se desarrollen debates en el aula. Por ejemplo, ¿por qué se vendieron las tierras en el proceso de desamortización? o ¿por qué se sublevaron los militares el 18 de julio?
  • Utilizar más estructuras de trabajo cooperativo. Se utilizará más la estructura de puzzle o de expertos de forma que se conciencien y se motiven más en la preparación de los temas que luego tienen que explicar. También utilizaremos más estructuras como “cabezas numeradas” para responder en grupo preguntas generales y estableccer conclusiones generales.
  • Conclusiones generales de cada tema. Al terminar las exposiciones de los grupos se elaborará un documento colaborativo en Drive con un resumen o con las conclusiones generales del mismo establecidas en clase.
  • Fomentar la autoevaluación y la coevaluación del alumnado. Se crearán rúbricas muy simples para valorar la explicación y la calidad de la información. Lógicamente, también se desarrollarán en la corrección de composiciones.
  • Más utiización de Twitter y Google+. Se intentará utilizar Twitter de manera más continuada, con los hashtag #hist2vdc y #temaXtuit y se plantearán debates e incluso hangouts en Google+.
  • Trabajo Fin de Bachillerato (TFB). Es una propuesta para que a lo largo del curso vayan preparándose individualmente un tema o asunto  de su interés relacionado con la materia de Historia de España  y lo vayan exponiendo también a lo largo del curso. Se trata de fomentar la motivación y el interés del alumnado así como su creatividad y que les sirva de aprendizaje para posteriores tarea parecidas que deban desarrollar en sus estudios o actividades profesionales.

En fin, que vamos a aprovechar el trabajo en el aula, que va a ser activo y dándole el protagonismo al alumnado, que utilizaremos las TIC y las redes sociales para desarrollar un aprendizaje autónomo y para aumentar las posibilidades de ese aprendizaje y que fomentaremos la creatividad y la capacidad crítica del alumnado. Desde luego, no nos vamos a aburrir. Ya lo iremos contando.