El modelo FC tiene sus raíces en la creación de entornos personales de aprendizaje para nuestros estudiantes. En estas aulas flipped, con la adecuada integración de herramientas tecnológicas, puede convertirse en una base viable para apoyar el aprendizaje de los estudiantes. El PLE (Personal Learning Environment) resalta el papel del estudiante que es capaz de organizar su propio aprendizaje a través de una adecuada orientación por parte del profesor. La creación de un PLE se basa en la idea de que el aprendizaje puede y se llevará a cabo en entornos de aprendizaje cooperativo o colaborativo y no será acuñada bajo la idea de “una talla para todos”.

Para ampliar esta idea de aprendizaje y cómo el aprendizaje personal puede ser un factor de motivación en el desarrollo humano nos remitimos a Lakhani y el trabajo de Wolf sobre la motivación intrínseca. Lakhani y Wolf realizaron un estudio entre 684 estudiantes,  en el que destacaron que la motivación intrínseca es el elemento mas decisivo a la hora de aprender. “De hecho , la mayoría de las aulas en USA siguen siendo entornos rutinarios, poco gratificantes, ya que están dirigidos por los modelos de enseñanza dirigidos, puestos en marcha a comienzos del siglo XX”.

Lo que parece más evidente para todos (o casi todos) es que las tareas han de ser auténticas. Las tareas de tipo algorítmico ya no resultan atractivas para determinar el éxito en la escuela. Lo que parece mas adecuado es un enfoque más heurístico para la construcción de tarea de aprendizaje en las que se utilicen múltiples habilidades que permitan la experimentación de distintas soluciones. Las aulas del futuro deben ser un buen reflejo otros aspectos de la experiencia en la que están inmersos los estudiantes, disponiendo de una “visión mas amplia”. Las “partes” siempre están incrustadas en “totalidades”, el “hecho” siempre se incrusta en múltiples “contextos”, y en definitiva, un “tema” siempre está relacionado con muchos otros “temas y contenidos”.