Me gustaría compartir mi última aventura en la que el modelo flipped no ha acabado en el aula, sino que ha servido de punto de partida para elaborar un proyecto sobre la subjetividad en el lenguaje publicitario en el medio audiovisual en mi curso de Lengua Castellana y su Literatura de 3ESOA.

Consultando el libro de texto (limitado y anacrónico), decidí incoporar elementos o retos que pudieran despertar el interés por justificar los mensajes que desde la publicidad nos llegan diariamente mediante estimulación audiovisual. Por un lado, he preferido por hacer esta unidad más personal e individual para mis alumnos (el rendimiento ha sido espectacular) y les he propuesto diversas herramientas de contenidos digitales que necesitarían para “embellecer” aún más sus proyectos (Prezi, Powtoon, Haiku Deck…), separándoles de PowerPoint como “su” herramienta de exposición.

Por otro, la distribución de los grupos me permitía tener “embajadores” de todo tipo: digitales, de contenidos, de interpretación…etc que han estado trabajando durante las cuatro sesiones que hemos permitido para la elaboración del proyecto, contando con dispositivos móviles para la búsqueda y cotejo de información. Después, elegimos un “coordinador” de grupo que se encargaba de recibir las partes de sus compañeros dentro de un plazo previamente establecido y que me lo enviaban a mi correo. He conseguido crear un ambiente de trabajo colaborativo muy positivo en el que todos los miembros de cada grupo se han implicado con seriedad y eficacia.

Finalmente, sus proyectos han sido expuestos ante sus compañeros (competencia en expresión oral). Ha sido aquí donde me han sorprendido por la gran capacidad de transmitir sus contenidos que es su aprendizaje al hacerlo personal y propio. Respecto a la evaluación, la hemos llevado a cabo mediante rúbricas de expresión oral y un feedback mediante Google Forms.

Cada vez estoy más convencido de que nuestro alumnado tiene un enorme potencial creativo que podemos aprovechar para desarrollar unidades, modelos, metodologías que potencien su aprendizaje. No debemos limitar el aprendizaje a la rectitud de un libro de texto ya que como Fernando Trujillo expone: “hoy el conocimiento es el resultado de la participación en la red, que es donde está la información” y, por ende, nuestro reto como docentes: hacerles competentes en su uso.