3º DAR POR HECHO QUE LOS ALUMNOS SABEN TRABAJAR CON VÍDEOS:
Esto sin embargo he sido consciente de ello después de algunos años ya inmerso en el modelo, y eso que ahora lo veo como algo obvio. A mis alumnos siempre les he dicho que no se trata de “ver un vídeo”, sino de “trabajar el vídeo” y todo lo que lo acompaña. Sin embargo hasta ahora no les había enseñado a cómo trabajar de esta manera, pensando que ya sabían, y nada más lejos de la realidad.

Educacion-tabletSí es cierto que viven rodeados de dispositivos y que continuamente comparten mensajes, fotos y vídeos que ven al instante, pero ellos no saben cómo aprender con vídeos. Me he llegado a sorprender al ver a alumnos que ven el vídeo del tirón, intentando tomar los pocos apuntes que les pido o actividades sin parar ni un instante el tutorial. Cuando les planteo la posibilidad de parar los vídeos o retroceder en ellos si algo no les quedó claro, alguno me mira como si les hubiera dado una gran idea y otros me “regañan” por no habérselo dicho antes.

Éste desconocimiento de cómo trabajar los vídeos, hace que el aprovechamiento de la tarea de casa sea mucho menor y, en algunos casos, fomenta en ellos la picaresca para hacernos creer que lo estaban trabajando como debían.
Ahora tengo claro comenzar todos los años, dependiendo del curso, con clases de “Flipped Classroom in Classroom” para enseñarles a trabajar los vídeos, y también a asegurarme de que han realizado en su Unidad Didáctica el pequeño trabajo que les mando hacer: copiar una definición, algún ejemplo resuelto… y no solo por el hecho de enviar el formulario.

4º MANTENER A LAS FAMILIAS AL MARGEN:
Algo parecido a lo anterior y que también tardé en ser consciente de ello. Las familias no sabían lo que hacía y, las pocas que mostraban interés o bien escuchaban cosas extrañas de sus hijos, venían a hablar conmigo para pedir explicaciones. Con los alumnos que van bien no suele haber problema pero, aquellos alumnos que necesitan justificar en casa sus pobres resultados, generan “leyendas escolares” del tipo “es que el profesor no explica nada”, “es que solo manda vídeos para ver”, “es que en clase no corrige todo”…

2016-03-13_23-49-00Además he podido comprobar que las familias suelen ser complicadas de convencer, en especial si no ven resultados inmediatos. El motivo es que ellas, igual que la mayoría de nosotros (profesores), hemos recibido una educación en la que la clase magistral lo reinaba todo. El profesor era el único que podía transmitirnos el conocimiento, sobre todo a partir de los últimos cursos de EGB y BUP, y no había más alternativa. Por eso les cuesta entender, al igual que a muchos de nuestros compañeros, que pueda haber otra alternativa diferente a esa.

Este año he elaborado un documento con una explicación del modelo para los padres, acompañada de enlaces a artículos y vídeos, que entregaré al comienzo del curso, evitando así esa desinformación, por lo menos inicial. Seguirá habiendo padres que no necesiten de ninguna explicación, hasta que no lleguen las dificultades. Igualmente es fundamental que los padres conozcan del modelo, entiendan sus bases, su justificación pedagógica y que sepan que no es una invención o capricho del profesor “flipado” que le ha tocado a su hijo.

5º PRIMAR LA (antigua) PROGRAMACIÓN AL VERDADERO APRENDIZAJE:
¡Cómo me cuesta todavía! Algo que he comprobado trabajando con este modelo es que no alcanzo a ver todos los contenidos que veía antes. Esto no ocurre solo por el hecho de usar el Flipped, si no por acompañarlo con otras metodologías como el trabajo cooperativo o de otro tipo de actividades en el aula que antes no podías plantearte (porque había que explicar en clase).

expectaivas-300x213En mis primeros años, descubría que cuando se acercaba el final del curso, abandonaba en parte el Flipped para poder terminar lo que había programado allá por el mes de septiembre. Y es que seguimos atados a esa enseñanza en la que nuestros alumnos han de ver lo más posible en nuestra materia, creyendo que les estamos haciendo un gran favor para sus futuros estudios, cuando no es así. Aun así, por muy claro que lo pueda tener ahora, cuesta dejar de ver, y digo “ver” conscientemente, ciertos contenidos que anteriormente sí veías, ya que esas clases expositivas te lo permitían, independientemente de lo que asimilaran los alumnos.

Debemos reprogramar nuestra materia. No podemos introducir un nuevo modelo pedagógico utilizando la misma programación de antes, las mismas metodologías, las mismas herramientas de evaluación y los mismos criterios de calificación. Ese sí es un gran error que no podemos permitirnos y echa a perder el modelo Flipped Classroom. Yo reconozco no haber superado todavía esta fase, después ya de cinco años, pero sé que soy consciente de ello y que poco a poco, ojalá dispusiera de más tiempo para ello, voy introduciendo cambios que me acercan más ese horizonte que quisiera alcanzar, aunque nunca sea capaz de llegar a él. Lo que sería una nueva señal inequívoca de que sigo en movimiento y de que no me acomodo en mi “zona de confort”.