Primero de todo me presento, mi nombre es Miquel Flexas, soy profesor de ciencias del Col·legi El Temple en Palma de Mallorca y uno de los uno de los encargados de ayudar en el cambio metodológico en el centro y la introducción del iPad en las aulas.

Este año desde el Departamento de Matemáticas hemos propuesto un proyecto al que hemos llamado Matemáticas a Tu Ritmo, y hemos basado el proyecto en las dificultades que se encuentran los alumnos de secundaria al llegar a las últimas etapas. El problema que encontramos es que la gran mayoría de alumnos tienen dificultad en la asimilación de conceptos y relación de los mismos, y que se dan grandes diferencias en su velocidad de asimilación. Así, a medida que el profesor va avanzando en la materia a una velocidad marcada por los contenidos de un currículum, los alumnos con mayor dificultad quedan atrás con suspensos, falta de comprensión, desánimo general en frente a la asignatura y finalmente rechazo por las Matemáticas.

La pregunta que surgió fue: ¿Cómo podríamos llegar a todos los alumnos?

 Así empezó a nacer la idea de Matemáticas a Tu Ritmo. El proyecto está basado en el modelo Flipped Classroom, incorpora distintas metodologías y, sobre todo, trabaja otras competencias que con el método que tradicionalmente se utiliza en Matemáticas era difícil conseguir.

Básicamente se trata de preparar aquellos contenidos que el profesor habitualmente explica en clase en formato video. Dichos vídeos serán visualizados por los alumnos en su casa. Al llegar a clase, el profesor proporcionará una ficha de ejercicios sobre el video con las soluciones para que, a medida que el alumno vaya trabajando, pueda comprobar si va por buen camino. Así, aquellos alumnos con menor dificultad pueden ir avanzando, mientras el profesor puede dedicar más atención a aquellos alumnos con mayor dificultad. Con ello conseguimos que todos progresen, eso sí, a su ritmo. Con esfuerzo, los estudiantes van viendo pequeñas recompensas y alumnos que antes abandonaban las matemáticas ahora poco a poco van asimilando conceptos.

¿Y cómo evaluamos?

La respuesta es clara; si trabajan a su ritmo, el ritmo de la evaluación no puede ser igual para todos. Cada alumno, al acabar el contenido de una unidad, está preparado para ser evaluado. La evaluación de Matemáticas a Tu Ritmo consta de dos partes. Por una lado, el alumno realiza una prueba con el cuaderno, pudiendo consultar lo que necesite. Esta prueba tiene, evidentemente, menos peso que la prueba final que realizará sin sus apuntes delante. El objetivo de esa primera prueba con material es que los estudiantes  aumenten su confianza y seguridad en la prueba y que terminen de afianzar sus conocimientos. Una vez hecha y corregida, el alumno ya está preparado para realizar la prueba final.

Cada tres unidades se realiza una prueba de comprensión donde se engloban las tres unidades en un examen.

¿Qué ocurre si un alumno suspende una unidad?

Entendemos la evaluación como una consecuencia del aprendizaje, así pues un mal aprendizaje conlleva a un suspenso, y con Matemáticas a Tu Ritmo pretendemos que haya el mejor aprendizaje posible. Por ello, en caso de suspender una unidad el alumno tiene una semaIMG_0028na de repaso de la unidad con un profesor de apoyo para al acabar la semana realizar una recuperación. Si aún así no supera la prueba la unidad le quedará suspendida y le hará media con el resto de unidades, se analizará el problema del alumno a nivel individualizado sobre dicha unidad.

Pero, ¿únicamente evaluamos a base de pruebas escritas?

No, ni mucho menos. Con Matemáticas a Tu Ritmo y gracias a la introducción del iPad en el aula hemos podido realizar un programa de cálculo mental, que explicaré en otra entrada, y uno de trabajo competencial en matemáticas con la resolución de un problema de forma cooperativa. No solo eso, sino que además, se tiene en cuenta la actitud en clase donde los alumnos que van más avanzados de vez en cuando se convierten en alumnos-tutores ayudando a sus compañeros en los contenidos que más dificultad les crean. También se evalúa el cuaderno de trabajo diario, una forma más de comprobar la labor que van haciendo los estudiantes diariamente.

Tras una evaluación con el proyecto en marcha debemos remarcar dos puntos dificultosos:

  • La falta de adaptación de nuestros alumnos a este tipo de trabajo, que ha supuesto un retraso que nos ha llevado al segundo problema.
  • La temporalización del trabajo diario, pues a pesar de ser Matemáticas a Tu Ritmo, debe haber pautada una buena temporalización que no nos lleve a alumnos que por pereza o desgana trabajen a un nivel menor al resto.

Por este motivo y tras la primera experiencia hemos pautado un poco más el ritmo de trabajo, poniendo como máximo dos sesiones por cada video y su ficha de ejercicios, considerado desde el departamento tiempo suficiente para asimilar uno de los contenidos de una unidad.

Seguiremos innovando.

Miquel Flexas

Col·legi El Temple