Charlas activas: una manera de aprender más y mejor (1 de 3)

Charlas activas: una manera de aprender más y mejor (1 de 3)

Esta es la primera de 3 entradas en las que voy a compartir contigo algo que me está funcionando con mis alumnos.

Comienzo confesando que, hasta hace poco, lo que yo hacía cuando tenía que explicar algo en clase era lo siguiente: encendía el proyector, abría Powerpoint, pedía silencio… ¡y a soltar el rollo!

Pero ya se encargaron mis alumnos del curso pasado de decirme que no, que esto no funcionaba; ahora hago charlas “activas”. ¿Qué quieres saber que significa esto de activas? Ahora mismo te lo cuento…

 

Mi experiencia de explicar a la manera “tradicional” era siempre la misma: sentía que mis alumnos (más o menos) me escuchaban, pero no me seguían y no aprendían demasiado. Cuando terminaba de explicar lo que tocaba unos cuantos ya habían “desconectado” hace minutos, y a los que les preguntaba algo sobre lo explicado… sin comentarios.

Entonces fue cuando encontré la solución a este desasosiego mientras leía, este verano, el libro La evaluación del aprendizaje cooperativo, de Johnson & Johnson. En este libro se habla de las charlas activas como “un método de aprendizaje cooperativo informal”

portada del libro de Johnson&Johnson

Los autores afirman que “para que una charla (o explicación magistral en clase, añado yo) sea un éxito, los alumnos deben mostrar una actitud activa, no pasiva. Se considera que el inconveniente principal de las charlas radica en que la información se mueve de las notas del educador a las notas del educando sin pasar por la mente de ninguno de los dos”… y, a mí, este párrafo me despertó del sueño en que yo vivía: ¡¡es verdad!!, los alumnos escuchan lo que les explico, pero no aprenden (casi) nada durante esas explicaciones.

“En el transcurso de una charla en enseñanza directa”, siguen diciendo los autores del libro, “el desafío pedagógico es asegurar que los alumnos, y no solo el personal docente, realicen el trabajo intelectual de conceptualizar y organizar los contenidos, explicarlos, resumirlos e integrarlos en las redes conceptuales ya existentes.”

Por tanto, el objetivo, para mí, era planificar una charla que mantuviese la participación activa de mis alumnos y les ayudase a aprender más y mejor.

 

¿Y cómo se hace esto? Johnson & Johnson proponen organizarla según estos PASOS: (no están tomados al pie de la letra del libro; he hecho alguna pequeña modificación: fusión, supresión de pasos…)

  1. Comenzar con un debate introductorio (5 minutos): dividir a los alumnos por parejas para fomentar en los alumnos 2 cosas:
    • Que se den cuenta de lo que ya saben del tema que vamos a tratar
    • Establecer expectativas sobre los nuevos contenidos que se van a abordar en la charla
  2. Dar la primera parte de la charla (15-20 minutos): es en este momento cuando el profesor da su clase magistral y explica todo lo que cree conveniente.
  3. Primer debate por parejas (5 minutos): se asigna a los alumnos la tarea de debatir sobre lo que el profesor acaba de exponer. El propósito es asegurar que los estudiantes estén pensando activamente en el contenido de la charla. El procedimiento para debatir es este:
    1. Formular: cada alumno responde a la tarea individualmente
    2. Explicar mi respuesta al compañero
    3. Escuchar la respuesta de mi compañero
    4. Crear, entre los dos, una respuesta más elaborada a la individual
  4. Resumir el debate: elegir, al azar, dos o tres alumnos para que hagan sendos resúmenes en 30 segundos de sus respectivos debates por parejas.
  5. Segunda parte de la charla (si la hubiera)
  6. Segundo debate por parejas
  7. Y así, sucesivamente, repitiendo estas secuencias las veces necesarias…
  8. Al final, Debate conclusivo (5 minutos): pedir a los alumnos que resuman lo que han aprendido con la charla. Se podría seguir este sencillo esquema:
    1. RESUMIR lo que los dos habéis aprendido hoy
    2. RELACIONAR los nuevos contenidos con lo que ya sabías
    3. DUDAS: anotar las dudas que todavía me quedan (para poder trabajarlas posteriormente)

Y sí, esto funciona, no lo digo (solamente) yo, sino que lo afirman mis alumnos. Aquí te dejo una pequeña prueba de ello. Es la respuesta de mis alumnos de Biología de 2º de Bachillerato a una sencilla pregunta.

 

 

En una próxima entrada os explicaré con detalle cómo estoy haciendo esto en mi asignatura de Biología de 2º de Bachillerato.

Pero eso ya es otra historia (para dentro de poco, eso sí…)





Deje su comentario

18 + 13 =


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

DESCARGA LA REVISTA
FLIPPED CLASSROOM DE ESTE MES